Usted está aquí

Historia

Historia
La villa de Madrigal posee una antig√ľedad superior al milenio aunque el documento m√°s antiguo que puede exhibir su historia est√° fechado el 16 de mayo del a√Īo 1027, √©ste se haya conservado en los archivos de Covarrubias y de la Catedral de Burgos. Por ese pergamino se sabe que do√Īa Urraca, famosa abadesa infanta de Covarrubias, prest√≥ a Eita y Caral, dos personajes hacendados en la Castilla condal, 600 sueldos de plata. Fueron fiadores del pr√©stamo cuatro se√Īores importantes entre ellos un moz√°rabe de Arcos. Parece que Eita y Cara en vez de dinero saldaron su deuda con los bienes que pose√≠an en Madrigal y en Cogollos. La cantidad era importante en aquel tiempo e importante deb√≠a de ser la hacienda que supon√≠a. Pero lo importante es el dato que revela que Madrigal era una villa de inter√©s econ√≥mico en la que los pr√≥ceres del Condado invert√≠an dinero. Esto confirma la opini√≥n de que Madrigal es una villa fundada lo m√°s tarde entre los a√Īos 900 y 912 cuando se cerr√≥ la l√≠nea de defensa del r√≠o Arlanza desde Castrovido a Palenzuela permitiendo el trabajo sosegado entre el Arlanza y el Arlanz√≥n. El apellido que acompa√Īa a Madrigal, "del Monte", se debe a que la localidad est√° situada en la enorme mancha de bosque que cubr√≠a esta orilla del Arlanza en la que resaltaba la propiedad de Valzalamio que la madre del Conde Fern√°n Gonz√°lez regal√≥ al monasterio de San Pedro de Carde√Īa y en el que se alimentaban miles de cabezas de ganado. Pero un documento de 26 de noviembre de 1060, cuando ya Castilla era reino bajo el cetro de Fernando I, apellida a Madrigal de Fernando Falconiz. Esto hace pensar en el presunto fundador de la villa, un hombre curioso que hab√≠a llegado con su familiares y amigos y hab√≠a establecido el poblamiento, el reparto de tierras y la defensa contra los musulmanes a principios del siglo anterior. Por esa escritura, una dama, condesa de nombre y t√≠tulo, dona la villa a San Garc√≠a, abad del monasterio de San Pedro de Arlanza. Entrega toda la materialidad de la villa (tierras, bosques, aguas, molinos, sernas, vi√Īas, frutales etc.) pero no la jurisdicci√≥n que permanec√≠a en el concejo. Son testigos el futuro rey don Sancho II, los abades de Silos (Santo Domingo), de Carde√Īa (San Sisebuto) y otros altos personajes. La abad√≠a de Covarrubias parece que vendi√≥ parte o todo su dominio en Madrigal. Uno de los compradores fue el muy famoso caballero don Rodrigo D√≠az de Vivar, el burgal√©s mencionado con el nombre de Cid Campeador. Cabe indicar esto porque cuando el Cid contraiga matrimonio con do√Īa Jimena, su esposo la entregar√° una fuerte dote de propiedades. Entre ellas las que pose√≠a en Madrigal. La menci√≥n se halla en la Carta de Arras que se halla en la Catedral de Burgos. As√≠, la villa qued√≥ unida para siempre al h√©roe castellano. Un siglo despu√©s hallamos otro documento fechado a 14 d√≠as de agosto de 1164 y que resulta trascendental para Madrigal del Monte. Este d√≠a la condesa Ermesinda dicta al notario Pelayo la transferencia de la villa de Madrigal del Monte al obispo de Burgos y al Cabildo de la Catedral. Do√Īa Ermesinda era viuda del gran personaje y conde don Manrique. Do√Īa Ermesinda y sus hijos, en recuerdo de su esposo y padre donan a don Pedro, obispo de Burgos, y al cabildo que sirve en la catedral a la bienaenturada Virgen Mar√≠a. La donaci√≥n es √≠ntegra: en lo material y en lo jurisdiccional, mencionando expresamente a los collazos o colonos. Madrigal pasa del realengo al se√Īor√≠o eclesi√°stico y en √©l permanecer√° hasta el siglo XIX. La incorporaci√≥n a la mitra burgalesa y a su cabildo capitular result√≥ beneficiosa para Madrigal. Cuatro a√Īos m√°s tarde, el 4 de marzo de 1168, el obispo don Pedro, de acuerdo con su can√≥nigos, otorga un interesante fuero a la villa. Tanto el obispo como su cabildo quieren potenciar a Madrigal aumentando su poblaci√≥n con la llegada de nuevos vecinos a los que se invitaba a venir con cl√°usulas muy favorables. El fuero comenzaba fusionando Madrigal con otra villa inmediata llamada "Mafomad" o "Mahamud". Los vecinos, a partir de un a√Īo de residencia, pueden comprar y vender siempre entre s√≠ sus casas y heredades. Todos pueden disponer de la le√Īa y madera de su monte. Las autoridades de la villas las nombrar√°n conjuntamente el obispo y los vecinos. Estos no pagar√°n algunos impuestos ni algunas multas por muertes, heridas u otros delitos. Madrigal formaba en 1591 partido administrativo con Tornadijo, Madrigalejo, Zael, Cogollos, Montuenga, Villamiel, Villang√≥mez y Valdorros reuniendo entre todos estos pueblos 472 vecinos, unos 2.000 habitantes. En 1843 re√ļne 123 habitantes, de los cuales cincuenta son ni√Īos que acuden a la escuela del pueblo. Se practica una cierta industria de carb√≥n vegetal y se resalta la fiesta en la ermita de la Virgen de la Yedra. En 1900 los habitantes eran 197 y en 1950 se contaban 310. Tras las disposiciones de las Cortes de C√°diz (1812), Madrigal del Monte ingres√≥ en el r√©gimen general de los ayuntamientos espa√Īoles dando fin al se√Īor√≠o eclesi√°stico.
Scroll top